Las sequías son fenómenos naturales y recurrentes en ambientes mediterráneos como el propio de la mayor parte de España. El cambio climático va a hacer que estos fenómenos sean cada vez más frecuentes e intensos, incluso en territorios como la España húmeda, lo que agravará las situaciones de escasez de recursos hídricos que hoy en día ya padecemos.

En los últimos años se está avanzando en la elaboración de normativas e instrumentos de planificación que pretenden justamente mejorar la adaptación frente a los eventos extremos. Así, en 2016 se aprobaron los planes de gestión de riesgos frente a inundaciones, mientras que desde finales de 2017 y hasta marzo de 2018 están en exposición pública los borradores de Plan Especial frente a la Sequía (PES) de las distintas demarcaciones hidrológicas.