Hazte amigo/a

Observatorio DMA

Las propuestas de planes hidrológicos del tercer ciclo analizadas presentan algunos avances importantes, como una notable reducción de la lista de proyectos hidráulicos de gran impacto ambiental y social, como son los nuevos embalses y la fijación de caudales ecológicos mínimos en casi todas las masas fluviales. Sin embargo estos avances no ocultan una preocupante continuidad con los planes anteriores en la gran mayoría de temas clave y que cabe resumir en que se siguen supeditando los objetivos ambientales a la satisfacción de las demandas.

Así, no se reducen las demandas hídricas para avanzar en la necesaria adaptación al cambio climático e, incluso, en algunas demarcaciones dichas demandas, particularmente las agrarias, se incrementan. Además, apenas se producen avances en materia de caudales de crecida y tasas de cambio, imprescindibles para mejorar el estado de los ríos y para conservar su biodiversidad, se mantienen las carencias en recuperación de costes y se siguen arrastrando serios déficits de gobernanza (incluyendo demandas hídricas irregulares que se consolidan, carencias en el control y la vigilancia, déficits de coordinación entre administraciones y entre políticas sectoriales y procesos participativos de baja calidad).

En definitiva, si los planes se consolidan en su versión actual no parece que vayan a facilitar la necesaria transición hídrica en España para adaptarnos al cambio climático y para devolver a los ríos y resto de ecosistemas del agua el buen estado que nunca debieron perder.

Todas estas observaciones se han presentado a la consulta pública de los borradores que podéis consultar aquí: 

Una estrategia que pretenda reducir significativamente los daños por inundaciones ha de centrarse en medidas de prevención, que son las que presentan una mayor eficacia y además una mejor relación coste-efectividad. Se trata de priorizar las medidas de ordenación territorial y urbana para garantizar el máximo respeto a las zonas inundables. Además, se ha de gestionar el territorio fluvial, implantar medidas naturales de retención de agua, que incrementan la retención de agua y suelo y reducen el riesgo de inundaciones, impulsar los sistemas urbanos de drenaje sostenible, actuar en las construcciones ya existentes en los espacios de alto riesgo y fortalecer las capacidades sociales y la percepción del riesgo a través de una estrategia de comunicación social.

Con el fin de valorar en qué medida estos ejes de acción se recogen en los planes de gestión del riesgo de inundaciones (PGRI), la Fundación Nueva Cultura del Agua ha elaborado un conjunto de observaciones sobre los PGRI del segundo ciclo, cuya consulta pública finaliza el 22 de septiembre. El análisis realizado permite apreciar avances significativos con respecto a los PGRI del primer ciclo, especialmente en relación con una mayor coordinación entre los PGRI y los planes hidrológicos de cuenca, una mayor presencia de las soluciones basadas en la naturaleza y mejoras generales del conocimiento disponible y su accesibilidad. No obstante, siguen existiendo carencias importantes en la coordinación entre administraciones para garantizar una plena adaptación del planeamiento urbanístico y territorial a los PGRI y a la cartografía de zonas inundables. Otra carencia significativa es la escasa atención prestada a otras medidas clave, como la comunicación social en materia de percepción y gestión del riesgo, la evaluación de las medidas aplicadas y las lecciones aprendidas en eventos de inundación.

Portada informe CegaLa Fundación Nueva Cultura del Agua lanzamos este nuevo informe FNCA con ocasión del Día Mundial del Agua por constituir el río Cega y sus amenazas un ejemplo paradigmático de los numerosos problemas y conflictos derivados de un excesivo crecimiento de las demandas, en particular las de regadío y su creciente impacto en los ríos y otros ecosistemas acuáticos.

La revisión en marcha de los planes hidrológicos, con los Esquemas Provisionales de Temas Importantes de cada demarcación actualmente en exposición pública, ha de abordar y resolver todos estos conflictos y amenazas, como el caso de los proyectos de presa de Lastras y la tercera fase de la recarga del Carracillo, que harían que el río Cega, en la demarcación del Duero, dejara de ser uno de los pocos ríos no regulados y con un alto grado de conservación que quedan en España.

Acceder al informe aquí

La FNCA y EeA compartimos un documento de alegaciones elaborado Abel La Calle, para contrarrestar la última maniobra de algunas administraciones públicas autonómicas, con el propósito de saltarse la Evaluación de Impacto Ambiental en proyectos que tienen impacto en el medio ambiente. Una de las primeras ha sido la Junta de Andalucía aunque el modelo adjunto es adaptable a otras comunidades autónomas. 

En el caso de que estos proyectos, como los de modernización de regadíos y otros, pretendan recibir fondos Covid, estas administraciones públicas podrán saltarse la legislación de protección ambiental con el objeto de agilizar la gestión de estas ayudas y evitar cualquier obstáculo para su recepción.


Subcategorías