La Directiva Marco Europea del Agua (DMA) nace como respuesta a la necesidad de unificar las actuaciones en materia de gestión de agua en la Unión Europea. La DMA surge tras un largo periodo de gestación de más de cinco años, y que culminó con su entrada en vigor el 22 de diciembre de 2000, siendo fruto de un proceso extenso de discusión, debate y puesta en común de ideas entre un amplio abanico de expertos, usuarios del agua, medioambientalistas y políticos, que por consenso sentaron los principios fundamentales de la gestión moderna de los recursos hídricos y que constituyen hoy por hoy los cimientos de esta Directiva.

El objetivo de la DMA es alcanzar y mantener el buen estado de todas las masas de agua europeas. El plazo para este objetivo se estableció para el 2015. Tras 2 ciclos de planificación hidrológica en 2018 se inició la evaluación de la Directiva que se prolonga a lo largo de 2019. Al final de dicha evaluación la Comisión europea concluirá acerca de la necesidad o no de modificar la DMA.  

La Fundación está participando de forma activa en este proceso de evaluación, proponiendo que se mantenga el texto de la Directiva y que se avance en una aplicación ambientalmente exigente de la misma. En este sentido está participando en la elaboración de distintos documentos

En la web del Ministerio para la Transición Ecológica (y denominaciones antiguas) puedes consultar los textos legislativos, calendario de aplicación, estrategia de implantación, demarcaciones hidrográficas, estudios generales de las demarcaciones, zonas protegidas, programas de seguimiento,  planes hidrológicos, programas de medidas, recuperación de costes, participación pública, publicaciones e información gráfica vinculada con la DMA.