Hazte amigo/a

Los diferentes escenarios de cambio climático señalan, con un grado de coincidencia muy elevado, que en la península (e islas adyacentes) es previsible un incremento de la temperatura y una reducción de las precipitaciones, así como una alteración de los patrones de lluvia, tanto espaciales como temporales. Las predicciones de cambio climático auguran una disminución generalizada de la disponibilidad de agua, en la que se combinan diversos factores. En primer lugar, el mantenimiento de los ecosistemas acuáticos requerirá una proporción mayor que la actual del agua circulante, con el fin de compensar otros factores como el incremento de la evaporación asociado a temperaturas más elevadas o el aumento de la concentración de contaminantes en las masas de agua. Por otra parte, el incremento de las temperaturas intensificará la evapotranspiración, lo que conlleva un incremento del stress hídrico en la vegetación (incluyendo los cultivos de secano) y una mayor demanda de agua en el regadío.

Mantener los ecosistemas en un estado alejado de los puntos críticos que significarían su cambio irreversible y con él la pérdida de numerosos servicios ecosistémicos, requiere un incremento de los caudales ecológicos. En una situación de merma generalizada de la precipitación y consecuentemente de los caudales circulantes, ello exige una revisión a la baja y una priorización de los usos del agua.

En este contexto es imprescindible contener y reducir las demandas hídricas, incluyendo especialmente las demandas que suponen una mayor proporción de los usos consuntivos del agua en España, destacando el regadío, que supone en torno a un 80% de los usos consuntivos globales de agua. El presente proyecto de investigación tiene por finalidad la realización de un diagnóstico y la elaboración de propuestas para mejorar la adaptación y resiliencia frente al cambio climático de los principales tipos de regadío existentes en España.

En concreto, los objetivos específicos de este proyecto de investigación son los siguientes:
1. Realizar un diagnóstico en torno a la evolución reciente y situación actual del regadío en España, con una caracterización de los rasgos diferenciales de las principales tipologías de regadío, así como los retos a corto y largo plazo de las distintas tipologías en relación con el cambio climático, las políticas europeas (como la PAC y el proceso de revisión de la misma en marcha) y otros factores de cambio global.
2. Elaboración de un conjunto de propuestas que permitan afrontar los retos identificados, mejorar la adaptación y resiliencia frente al cambio climático y mejorar la sostenibilidad ambiental, social y económica de los principales tipos de regadío existentes en España.

Este proyecto contó con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica. 

Ver informe final