¿Cómo identificar las aves que dependen de los ecosistemas acuáticos?

A escala global los ecosistemas ligados a la presencia del agua son las zonas donde mayores concentraciones y diversidad de aves se pueden encontrar en nuestro planeta. Además, la diversidad estructural de los mismos, proporciona una gran pluralidad de nichos ecológicos, donde muchas de estas especies encuentran refugio y alimento. España, con su rico y diverso patrimonio natural de zonas húmedas, tiene una avifauna ligada al agua difícil de encontrar en toda Europa.

¿Pero cuáles son las aves ligadas al agua? Para identificar las especies de la avifauna española que pertenecen a este grupo, se deben seleccionar sólo las aves que dependen directamente de los ecosistemas acuáticos (o los hábitats asociados) para completar correctamente sus ciclos vitales en sus comportamientos habituales de reproducción, migración, invernada, alimentación, refugio o descanso. Véase, como ejemplo, la siguiente figura que muestra distintos usos que las especies de aves ligadas al agua hacen de los ecosistemas acuáticos, y el desarrollo de tema ¿Cómo identificar la dependencia del agua de los espacios Red Natura 2000?.

Figura 1. Extensin 3

De esta manera se han identificado las especies que por un motivo u otro podrían verse amenazadas por los impactos generados por la actividad humana en los ecosistemas acuáticos, y por lo tanto, que puedan verse beneficiadas con los programas de medidas llevados a cabo para cumplir con los objetivos ambientales de los planes de cuenca de la DMA. El resultado de este análisis para España (realizado por SEO/BirdLife) es un listado de 137 especies que representan cerca del 40% de las especies consideradas habituales en estado natural en el territorio español.

Se han descartado tanto las aves eminentemente marinas, ya que las competencias de la DMA sólo alcanzan una milla náutica mar adentro, como las especies cuya única interacción que mantienen con el agua es para beber. Dentro del grupo de las aves marinas, existe también una gran diversidad de especies, condicionada por la variedad de ámbitos marinos de la Península y los archipiélagos. En total se reproducen más de 20 especies de este grupo en las costas de España, algunas con sus mayores poblaciones en nuestro territorio, y otras tantas procedentes del norte de Europa. Sus comportamientos son muy diversos. Algunas son estrictamente marinas, y únicamente visitan nuestras cosas para nidificar en islotes y acantilados. Otros grupos pueden hacer uso de los humedales costeros como estuarios, rías, bahías, etc., para alimentarse, descansar o incluso como zonas de refugio de fuertes vientos y temporales marinos. Una división de este grupo entre 'DMA' y 'no DMA' inevitablemente resulta algo arbitraria y discutible. Al final se seleccionan las especies que podrían favorecerse en cierta medida por las aguas costeras más someras y encerradas, descartando en general las especies más pelágicas u oceánicas.