Este artículo forma parte del Informe "Los retos de la gestión y planificación del agua. Informe OPPA 2020"   y está enmarcado en el contexto del mandato del Relator Especial de las Naciones Unidas para los derechos humanos al agua potable y el saneamiento, Pedro Arrojo Agudo; quien actualmente trabaja en el impacto de la Covid- 19 en los derechos humanos al agua y el saneamiento como parte de su mandato.

 

El 8 de junio el Presidente de la Comisión de Medio Ambiento, Agua y Ordenación del Territorio, Juan Ignacio Ponce Guardiola, cursó una invitación a diferentes profesionales, entidades y asociaciones para […] presentar aportaciones y propuestas, en el ámbito del medio ambiente, el agua y la ordenación del territorio. En respuesta a dicha invitación se redactó el texto cuya traducción al castellano se reproduce a continuación. Se ha decidido mantener el original sin modificaciones, con la única salvedad de un par de observaciones a pie de página que remiten a eventos relevantes, posteriores a la remisión del documento a las Corts en junio de 2020, como la presentación del informe del Relator Especial de Naciones Unidas sobre los derechos humanos al agua potable y al saneamiento, acerca de Los derechos humanos yla privatización de los servicios de agua y saneamiento, en julio de 2020, o la aprobación de la Directiva (UE) 2020/2184 relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano en diciembre de 2020.

 

En diciembre de 2020 la Fundación Nueva Cultura del Agua elaboró un documento con diversas consideraciones en torno al Plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización (DSEAR). Dicho plan ha sido elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECORD) y estuvo en exposición pública, junto a su Estudio Ambiental Estratégico, hasta el 31 de diciembre de 2020. Este documento resume las principales observaciones presentadas por la FNCA en dicho periodo de exposición pública.