El pasado 7 de octubre, Pedro Arrojo, miembro fundador de la Fundación Nueva Cultura del Agua fue nombrado Relator Especial para los derechos humanos al agua potable y al saneamiento por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, con sede en Ginebra.

Durante su mandato, Pedro continuará con la labor realizada por sus antecesores Catarina Albuquerque (2008-2014), y posteriormente Leo Heller (2014-2020). 

Entre losPedro objetivos que se ha presentado al Consejo de Derechos Humanos para este mandato destacan:

              1. Clarificar y afrontar los riesgos para los derechos humanos al agua potable y al saneamiento derivados del cambio climático en curso y de pandemias como la que sufrimos hoy con la COVID 19.
              2. Desarrollar un informe sobre estos derechos en comunidades indígenas.
              3. Afrontar los riesgos e impactos sobre el derecho humano al agua potable derivados de la contaminación tóxica y de la quiebra de la sostenibilidad ambiental de nuestros ríos, lagos humedales y acuíferos.
              4. Hacer efectiva la participación de las mujeres en proyectos de agua y saneamiento, en coherencia con la visión de género que promueve ONU Mujeres, especialmente en comunidades vulnerables del medio rural.
              5. Avanzar en la defensa efectiva de la seguridad de las defensoras y defensores del agua, del medioambiente y de los derechos humanos en el mundo
              6. Prevenir, desde la participación ciudadana y la transparencia, los riesgos para estos derechos humanos derivados de hacer del agua un negocio.
              7. Trabajar por fortalecer el enfoque de Derechos Humanos en UN Water.

Desde la Fundación Nueva Cultura del Agua queremos felicitar a Pedro y estaremos acompañándolo en este nuevo reto.