En una importante sentencia para la planificación hidrológica española, el Alto Tribunal anuló el régimen de caudales ecológicos que establecía el Plan hidrológico del Tajo de 2016-2021 por ser insuficientes para la consecución de los objetivos medioambientales.

El pronunciamiento judicial de 11 de marzo de 2019 ha dado la razón a la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche de Talavera de la Reina, al Grupo de Acción para el Medio Ambiente, la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo, Ayuntamiento de Mantiel (Guadalajara) y la asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, con los argumentos jurídicos de María Soledad Gallego abogada y Abel La Calle abogado y profesor de la Universidad de Almería y los informes técnicos sobre caudales de Domingo Baeza Sanz, profesor de ecología de la Universidad Autónoma de Madrid.

La anulación del régimen de caudales ecológicos (artículo 9.1,5,6 y 7 e inciso del artículo 10.2 del Plan hidrológico del Tajo aprobado por Real Decreto 1/2016) establece para el caso del Tajo, pero también como acertada interpretación de la ley para todos los planes hidrológicos, que el régimen de caudales ecológicos establecido en la ley (artículo 42.1.b.c del Real Decreto Legislativo 1/2001) debe establecerse en todas las masa agua tipo río y de forma completa (mínimos, máximos, distribución temporal, crecidas y tasa de cambio). Sólo de esa forma se podrán conseguir los objetivos medioambientales a los que sirve el régimen de caudales. No basta por tanto establecerlo únicamente en algunas masas de agua y sólo con mínimos.

Esta interpretación y aplicación de la ley debe aplicarse necesariamente en los planes hidrológicos previstos para 2021-2027 y supondrá un mejora para todos los ríos españoles.