Hazte amigo/a

La Fundación Nueva Cultura del Agua hemos participado en la consulta pública del Plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización (Plan DSEAR) que finalizó el pasado 31 de diciembre. Del análisis de toda la documentación ha resultado un documento cuyas principales aportaciones son: 

Objetivos

El Plan DSEAR busca ordenar, clasificar y priorizar las medidas de depuración, saneamiento y reutilización, con objeto de alinearlas con la transición ecológica, dar respuesta a las obligaciones comunitarias pendiente en depuración y saneamiento, y clarificar y priorizar las medidas destinadas al logro de los objetivos ambientales. Propone un refuerzo ejecutivo que se traduce en los criterios y metodología para priorizar las actuaciones de saneamiento, depuración y reutilización de los planes e incide en el carácter complementario de este Plan, sin embargo, no recoge cuestiones metodológicas o de valoración, lo que supone cierta contradicción acerca del objeto del plan. Para la FNCA, tanto el Plan DSEAR como la EAE no deberían limitarse a recopilar y analizar las medidas de los distintos planes hidrológicos, sino que deberían marcar nuevas líneas estratégicas de actuación con respecto a los Planes Hidrológicos anteriores como son la contención de la demanda, la promoción de infraestructuras verdes, el buen estado de los cauces y de las masas de agua, revisar el enfoque convencional de la gestión del agua urbana basado en la construcción de infraestructuras grises de importante inversión y analizar el ciclo de vida de la infraestructura todas ellas imprescindibles para alcanzar los objetivos ambientales.

Es imprescindible la coherencia de políticas y normas además de una mayor decisión para la obtención de los resultados. Es necesario tener claro el marco competencial para la asunción de responsabilidades acerca de la gestión y los costes, aunque en documento que se presenta pocas propuestas.

A cerca de los criterios que rigen el Plan

El PDSEAR al igual que las EPTIS ha de poner el foco en el cumplimiento de la DMA y el enfoque ecosistémico en lugar de mantener el enfoque productivista de satisfacer la demanda. Respecto al criterio a cerca de la participación e implicación de la sociedad, para colocar a la ciudadanía en el centro de modelo, no se desarrollan en el documento propuestas o herramientas efectivas para que así sea. Otro de los criterios que requiere revisión es el Impulso de una fiscalidad ambiental y de criterios verdes en la contratación pública que además se ha de implementar con los criterios sociales.  En cuanto a los criterios normativos, aplica también los principios de “quien contamina paga” y de “recuperación del coste de los servicios del agua”, sin propuestas concretas para resolver las reiteraciones repetidas a esta problemática.

Diagnóstico ambiental

Previo a la evaluación ambiental, es necesario realizar el diagnóstico de las masas de agua utilizando el Informe de Implementación de la DMA de la Comisión Europea (2015-2021). Es necesario que en los planes de tercer ciclo se aborde el análisis de todas las masas de agua de forma armonizada y coherente para todas las demarcaciones en un esfuerzo común, priorizando las zonas protegidas pero no quedándose únicamente en estas. En el anexo I se visibiliza la incoherencia entre los datos de partida para definir el estado de las zonas protegidas, que podría ser extrapolable a la totalidad de las masas de agua. Incidir en la recomendación de mejorar los programas de seguimiento para garantizar un seguimiento extenso y consistente de las masas de agua, y para ello son necesarios puntos de control con una cobertura adecuada para todos los elementos de calidad relevantes.

Si bien dentro de los contenidos previstos en el Plan DSEAR, se recoge la elaboración de un diagnóstico, se definen a priori los "problemas a resolver", sin que en ellos se incluyan dos de los retos más importantes en el ámbito de la depuración y el saneamiento en España:la depuración de las aguas en pequeñas poblaciones y la contaminación por desbordamientos de los sistemas de saneamiento en episodios de lluvia. Por otra parte, es necesario hacer converger las estrategias de mitigación y adaptación al Cambio Climático (CC) con las estrategias de eficiencia y racionalización energética en la gestión del agua.

Análisis DAFO

Existe una ausencia de los temas más conflictivos en torno a los que es necesario un amplio debate técnico y social. No reconocer estos temas juega en contra de la transparencia y de la confianza de la ciudadanía en la planificación hidrológica y en los procesos de participación asociados a la misma, incluso, puede ser interpretado como un menosprecio a las posiciones críticas. Además, las amenazas y dificultades presentadas en el DAFO inherentes a las EPTIS, también existen condiciones externas que interacciona transversalmente con las políticas ambientales, singularmente con la de agua, como son las crisis socioeconómicas, las medidas cortoplacistas, escenarios políticos inestables, y a las tensiones sociales y territoriales por el agua. Estas amenazas, tienen su base en el enfoque productivista del agua en nuestro país, por lo que es necesario realizar estrategias pedagógicas en una Nueva Cultura del Agua, y para ello es importante recoger este proceso educativo como oportunidades en el análisis DAFO. Continuamente se incide en el reto de reforzar la colaboración entre la administración y el ámbito científico técnico y privado relacionado con el agua. Sin embargo, se obvia el reto de la participación social en los temas relacionados con el agua, lo cual contradice los propios criterios del plan.

Seleccion de alternativas

En la evaluación ambiental del análisis de las alternativas propuestas por el Plan DSEAR se echa de menos el marco de referencia del cambio climático para cada una de las cuencas. En las alternativas recogidas han de evaluarse con respecto a los criterios y objetivos de gobernanza del plan en todas y cada una de las cuencas. Es solo en la demarcación del Duero donde se realiza una recomendación específica al uso de las tecnologías blandas y el drenaje urbano sostenible que no realiza en ninguna de las otras demarcaciones.

Análisis de los efectos ambientales

Incidir en que la falta de un marco de gobernanza definido y claro con las administraciones competentes y responsables respecto a los programas de medidas seguirá ocasionando retrasos de las medidas de los programas. Es imprescindible el análisis de las medidas para valorar su pertinencia. En la financiación de las infraestructuras, no sé observa propósito de enmienda en la deficiente aplicación del principio de recuperación de costes, derivado también de la Directiva Marco de Agua. 

Las infraestructuras “verdes” están más alineadas con los objetivos de gobernanza que las tradicionales infraestructuras grises. A pesar de tener referencias en el plan, estas no tienen un papel protagonista. 

Seguimiento ambiental

El seguimiento a dos niveles es una interesante propuesta, pero para ello es necesaria la armonización de la información para hacer más ágil el proceso. Lo idóneo es la evaluación continua del Plan para detectar mejoras y poder actuar de manera preventiva, para lo que se ha de partir de un análisis adecuado. Planteamos la revisión de los indicadores propuestos para el seguimiento ambiental, se echan de menos algunos más obvios referentes al consumo eléctrico, o número de infraestructuras verdes, disminución de la escorrentía superficial por la mejora de la permeabilidad, etc. Las evaluaciones han de venir seguidas de su correspondiente vigilancia ambiental. Estas actuaciones de seguimiento y vigilancia han de quedar especificadas en el propio Plan donde se recojan las interacciones y las acciones derivadas, identificando tanto a la autoridad competente como a la autoridad responsable además de estar acompasado con las medidas normativas para la regulación y han de superar el periodo de ejecución, debido a la tipología de propuestas y las sinergias que estas mantienen con el entorno.