La Fundación Nueva Cultura del Agua ha recibido el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), a través de la Fundación Biodiversidad, para desarrollar un proyecto relacionado con la adaptación al cambio climático en materia de caudales ecológicos (QClima II)

Est proyecto será continuación del proyecto que ya desarrollaron en 2017-2018 (QClima - https://fnca.eu/investigacion/proyectos-de-investigacion/q-clima) y que tuvo como objetivo fundamental determinar el impacto de las previsiones de cambio climático sobre los recursos hídricos disponibles y, más concretamente, en el establecimiento de regímenes de caudales ecológicos. Como resultado del proyecto QClima, se demostraron carencias muy importantes en lo relativo a caudales ecológicos en España, tanto a nivel jurídico como metodológico y de implantación. Se comprobó igualmente que los problemas y carencias se intensificarán en el futuro inmediato ante los efectos del cambio climático. El proyecto determinó una serie de propuestas de mejora, a los tres niveles citados, que fueron consensuadas en un taller en el que participaron numerosos expertos del ámbito administrativo y técnico, así como representantes de ONGs ambientalistas.

QClima II, denominación que toma esta segunda fase del proyecto, seguirá profundizando en el análisis y las propuestas. En este caso, se analizarán los efectos de los planes de sequia, recientemente aprobados,  sobre los caudales ecológicos. También se valorará la utilidad y grado de cumplimiento de varios componentes del régimen ecológico de caudales, con especial atención sobre las crecidas controladas o caudales generadores como una herramienta de restauración fluvial y sobre la problemática de las tasas de cambio o cambios bruscos de caudal aguas abajo de embalses hidroeléctricos. Abordará también la elaboración de una estrategia de colaboración con la administración hidráulica para el correcto seguimiento del régimen de caudales ecológicos, tanto en su definición como en la consecución de los objetivos ambientales para los que han sido establecidos. Finalmente, otro reto importante del proyecto será el establecimiento de la relación entre la planificación hidrológica y la conservación en tramos fluviales pertenecientes a la Red Natura 2000 u otros espacios protegidos.

El proyecto cuenta con perfiles específicos en redes sociales (Facebook y Twitter) para favorecer su seguimiento y la interacción por parte de los interlocutores interesados. Además, al igual que sucedió con la primera fase de QClima, se volverá a celebrar un taller participativo para consensuar lo máximo posible las propuestas que deriven del mismo.

En definitiva, confiamos en que este nuevo proyecto contribuya a los cambios necesarios para mejorar la adaptación de nuestros ríos al cambio climático, garantizar su conservación  así como la de los  ecosistemas y biodiversidad asociada y asegurarlos servicios ecosistémicos que los ríos nos aportan.