Educación y comunicación en nueva cultura del agua

La Directiva Marco del Agua, en el año 2000, consagraba una nueva forma de gestionar el agua en la Unión Europea, pasando de una visión productivista a un paradigma que empieza a tener en cuenta los criterios de sostenibilidad. Unos años antes, en España, había visto la luz el concepto "Nueva Cultura del Agua", que avanzaba en la misma dirección, pero ampliando el espectro a ámbitos de la cultura, los valores, y en definitiva, a la manera en que las personas nos relacionamos con el entorno y en particular, con los ríos. Daba así el salto desde un enfoque de dominación de la naturaleza, hacia una visión que busca la convivencia con el medio.

La Directiva ha dado lugar a adaptaciones legislativas, normativas de distinto ámbito o documentos de planificación con un discutible grado de coherencia. Sin embargo, para que todos estos instrumentos jurídicos y económicos den lugar al cambio de visión que propugna la Directiva, es necesaria una transformación de mayor calado, en la que las nuevas concepciones se abran paso entre el peso centenario de esas ideas que hemos ido interiorizando con el paso del año y que responden a una visión de la economía, la política y la sociedad, que nadie tiene que ver con lo que actualmente estamos viviendo.

El cumplimiento efectivo de la Directiva necesita, por tanto, de una nueva manera de entender el agua, los ríos, la manera que tenemos de relacionarnos con ellos, y el papel que cumplen en el planeta. Para ello, la Nueva Cultura del Agua, ha hecho siempre una apuesta por ese trabajo más hondo, que acude a las raíces, los valores y al conjunto del imaginario. Si queremos bajar a las profundidades de los imaginarios, disponemos de dos instrumentos de gran transcendencia: la comunicación y la educación. En este capítulo queremos ahondar en ambos temas con dos intenciones: analizar lo que existe hoy en día y dar recomendaciones a los profesionales para que su trabajo se convierta en una herramienta de cambio profundo.

Con esa intención, el apartado de "Comunicación" comienza con un análisis del tratamiento del agua en los medios de comunicación, para pasar después a dar recomendaciones sobre cómo trabajar estos temas en los medios, teniendo en cuenta que el objetivo ha de ser remover esos conceptos, hoy arcaicos, pero todavía arraigados en nuestra visión del mundo. El apartado incluye reflexiones específicas para los medios escritos, on-line y televisión.

A continuación, nos adentramos en el ámbito educativo, tanto dentro como fuera de las aulas, para dar un vistazo rápido a lo hecho durante estos años y preguntarnos si ha servido para construir ese nuevo imaginario. Los profesionales o las personas interesadas en este tema podrán encontrar aquí buen número de recursos y propuestas concretas que les puedan ayudar en su actividad.

Finalmente, dedicamos un artículo a explicar el concepto de Huella Hídrica por el enorme potencial comunicativo y educativo que alberga.

No quisiera dejar pasar la ocasión para agradecer el esfuerzo de todos los autores y autoras que se han prestado a colaborar en este proyecto aportando un conocimiento forjado a través de años de experiencia y horas de trabajo. Esperamos, con estas reflexiones, ayudar a quienes se interesen por estos asuntos a entender la necesidad de un cambio profundo, un cambio de paradigma, en la manera de establecer  nuestra relación con el agua y los ríos. Sólo así conseguiremos que la Directiva Marco del Agua pueda aplicarse en todo su espíritu, en un escenario cognitivo, conceptual y emocional, construido sobre la sostenibilidad como pilar básico.

Coordinación de área